Uno de los bulbos más deseados, la amarillis


 

 

Estilosa y sugerente, la amarilis (también conocida como Hippeastrum) está disponible en muchas variedades y colores. La característica principal de esta planta de interior es su capacidad para cambiar de apariencia.

Unos señoriales y huecos tallos emergen de un bulbo del que se desarrollan suaves brotes que se abren en voluminosos cálices con pétalos aterciopelados de color salmón, rojo, rosa o incluso verde.
Sus flores pueden llegar a alcanzar un diámetro de 20 centímetros, por lo que es muy espectacular, especialmente porque nadie se espera que esa majestuosa exhibición floral salga de semejante tallo, y menos aún durante los meses invernales.
La amarilis pertenece a la familia de los narcisos, con más de 70 especies. Es nativa de las regiones subtropicales de México y del Caribe hasta el norte de Argentina. Las primeras probablemente se desarrollaron en Brasil. La planta se cultivó en Europa por primera vez sobre el año 1800.

Elige la tuya…
El rango de color de las amarilis es muy amplio. Aunque los colores principales son el rojo, el rosa y el blanco, existen otros colores como el salmón, el lila, el verde, el naranja y variedades bicolor con líneas o en sus bordes.
Hay variedades con flores simples y con flores dobles. Los bulbos con cobertura de cera son especialmente populares en algunos países europeos, pues el que los adquiere no tiene que hacer nada para cuidarlos. Al bulbo le toma unas semanas el empezar a crecer, aunque una amarilis en maceta se desarrolla ligeramente más rápido.
Cuidados básicos
• Las amarilis pueden soportar tanto espacios oscuros como luminosos, siempre que el lugar se mantenga razonablemente fresco.
• No hay que permitir que el sustrato se seque, pero tampoco hay que pasarse de riegos, pues el bulbo podría pudrirse. Los bulbos con cobertura de cera florecerán sin necesidad de agua, pero no deben de situarse en lugares cálidos o las flores podrían secarse.
• No hay necesidad de abonar, pues los nutrientes ya se encuentran en el bulbo.

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, confirme que no es un ordenador * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.