Las claves de un bello huerto


 

 

Un huerto puede cumplir perfectamente su finalidad y ser al mismo tiempo un espacio estéticamente muy atractivo. El colorido de las verduras y los frutos y flores del huerto acabarán por componer un espacio lleno de belleza.

Se trata, entre otras cosas, de incorporar una gran variedad de plantas herbáceas de flor para atraer a los insectos polinizadores que contribuirán a obtener buenas cosechas.

Las flores deben también verse como parte del huerto, ya sea porque muchas de ellas son comestibles, porque atraen a la fauna útil, o aportan color. Las aromáticas de olor intenso , como el orégano, el tomillo, la salvia, la lavanda, la albahaca, el cilandro o el perejil, y los parientes del ajo, como la cebolla, el cebollino o los puerros, ahuyentan a los insectos dañinos. Pero también ejercen ese efecto las vistosas flores amarillas y anaranjadas de los tagetes y caléndulas. El follaje de las zanahorias, el eneldo, el apio y el perejil atrae a las mariquitas, grandes predadoras del pulgones.

Como plantas de flor atractivas para las abejas y mariposas se suelen utilizar el aliso marítimo , que desprende un suave olor a miel, las capuchinas ( trapaeolum majus), las amapolas (papaver), la amapola de California ( eschscholzia californica), los milamores (centranthus ruber), los cosmos y tantas otras, sin olvidar los rosales, todo un clásico y los perfumados guisantes de olor (lathyrus odoratus…)

Si el espacio es generoso se pueden utilizar frutales en espaldera, que funcionan visualmente como espléndidos biombos vegetales.

Aconsejamos que imites la naturaleza propiciando que convivan diferentes especies y variedades de plantas en el mismo espacio, unas junto a otras, sin respetar distancias y procurando que se creen varias capa de vegetación, ya que algunas crecerán en altura más que otras, y unas serán precoces y otras tardías. Esta práctica incrementa la salud del suelo y acrecienta la productividad, a la vez que reduce la apacición de malas hierbas y la necesidad de abonar y recurrir a pesticidas.

Te aconsejamos este buen libro:

Plantas compañeras en el huerto ecológico / Agricultura ecológica. Por Sandra Lefraçois y Jean-Paul Thorez