Huertos, con gran variedad de hortalizas de colores


El huerto urbano también se puede cultivar en macetas y convertirse en un espacio verde tan productivo como ornamental.

Las macetas son recipientes ideales para cultivar ciertas hortalizas y hierbas aromáticas en un patio, terraza, incluso en un balcón, y disfrutar así no solo de su sabor en las comidas sino también de sus brillantes colores.

Se ha de vigilar el riego, sobre todo en los días de mucho calor, ya que la probabilidad de quedarse secas es mayor que en un huerto en la tierra. Se debe evitar asimismo que el agua se acumule en la base del tiesto, para lo cual conviene colocar un trocito de teja o piedra volcánica sobre el agujero de drenaje, de modo que no caiga la tierra pero deje que el exceso de riego salga sin dificultad.

Los tomates ‘Cherry’ . Son pequeñas matas muy productivas y generalmente compactas, de forma que no precisan enredarse. Sus dulces y crujientes frutos pueden ser no solo rojos, sino también anaranjados, amarillos, negros o rayados, redondos, ovalados o en forma de pera.

Los frutos de las guindillas y pimientos de mata baja aportan las más diversas formas y colores —rojo, anaranjado, amarillo, verde claro, negro, morado, blanco— gracias a sus numerosas variedades.

Otra colorida hortaliza es la berenjena, que emite flores de una delicada tonalidad lila y frutos morados, variegados o blancos (más pequeños).

Las fresas y fresones, pequeñas matas que se llenan de flores blancas o rosadas, que se convierten en los típicos frutos rojos, o blancos con semillas rojas

No te olvides tampoco del brócoli violeta, ni del brócoli color naranja, o de los calabacines de piel blanca, zanahorias rojo púrpura… De los nabos negros, de las judías amarillas y violetas.

Y en invierno busca más que nunca el color de las bellas coles, especialmente de las ornamentales: con sus cogollos magentas, violetas, púrpuras, blancos cremosos… rodeados de hojas grises o azuladas.

Y como no las reinas del color, las acelgas híbridas se cultivan también por el color de sus tallos y nervaduras: rojo carmín, magenta, amarillo yema de huevo… y que ricas están!!!. Y lo más importante con ellas siempre tienes color en el huerto pues se pueden cultivar todo el año

A lo largo del año también se puede sacar partido del verde tierno o los tonos rojizos de las distintas lechugas; de las hojas y tallos rojos del ruibarbo Rheum rhaponticum, excelente en ensaladas.

Y de las calabazas!!! Si tienes un huerto urbano, calabazas mini de decoración y si tienes un huerto en el suelo, festival de colores de calabazas.