Cuando un injerto es colonizado por el portainjerto


¿Que le ha pasado a este frutal, a este kumquat (cítrico de fruto mini)?

Primero debemos decir que a aquí no hay un frutal, hay dos: uno está creciendo con fuerza mientras debilita al otro. Si no hacemos nada rápido, el que se ve más debilitado morirá en breve. Deberíamos haber actuado mucho antes.

Todos los frutales de calidad están injertados, seleccionando las mejores variedades de fruto, sabor, color, rendimiento óptimo en producción, resistencia al trasporte, incluso conservación en frío….

El frutal principal se ha injertado sobre otro frutal. Una planta se une a otra que ya está asentada, de tal modo que el conjunto de ambos crezca como un solo organismo. El injerto se emplea para permitir el crecimiento de variedades de valor comercial en terrenos o circunstancias que les son desfavorables aprovechando la mayor resistencia del pie usado.

Gracias al injerto un frutal con buena fruta se injerta sobre otro que se trata de una variedad de pies más fuerte, más resistente y duro físicamente pero con frutos pequeños e inadecuados.  Se unen las cualidades de uno más del otro y  así el resultado es óptimo: fruta perfecta, pie duro, fuerte y longevo.

Pero a veces presenta el problema de la foto, especialmente pasa durante los primeros años.

En esta foto y vídeo del pie de página, vemos que el frutal principal está siendo colonizado por el otro frutal. Decimos que tiene un chupón. Aquellos chupones que aparecen por debajo de la zona del injerto son los más perjudiciales, se debe cortar de inmediato, tienen mucha fuerza y retoñan ahogando en poco tiempo al otro árbol, al injerto… Si no cortamos la planta injertada puede desaparecer al poco tiempo, ahogada por la gran fuerza del porta injerto. Es necesario practicar un corte a ras de la de la rama / tallo que salga.

Aconsejamos también abonar y regar para ayudar al frutal a recuperarase.